El pasado 23 de marzo, Julio Alberto Yol Catillo, de 22 años de edad, recibió una sentencia condenatoria de 54 años con cuatro meses de prisión inconmutable. Esto después que el juez lo encontrara culpable por el delito de agresión sexual hacia su hijastra, una niña de 12 años.

La Procuraduría General de la Nación (PGN), a través de la Procuraduría de la Niñez y la Adolescencia (PNA) participó como querellante adhesivo en el debate oral y público ante el Tribunal unipersonal de Sentencia de Delitos de Femicidio y Otras Formas de Violencia Contra la Mujer y Violencia Sexual.

Rompió el silencio

Los hechos se desarrollaron durante 2015 y 2016 en la zona 6 de la ciudad capital. La madre de la niña fue quien denunció a su conviviente. De acuerdo con la investigación, el victimario aprovechaba la ausencia de su conviviente para abusar sexualmente de su entenada.

El caso logró la sentencia gracias al apoyo interinstitucional y el aporte de pruebas como el peritaje científico que demuestra los vejámenes a que fue sometida la víctima y los daños psicológicos. Asimismo, el testimonio de la víctima fue una de las pruebas contundentes para que se dictaminara la sentencia.

PNA, aún espera la Audiencia de Reparación Digna que se planificó para este martes 27 de marzo a las 8:15 a.m.