El 18 de mayo de 2016, la Abogada Annabella Morfin Mansilla recibió el nombramiento para estar al frente de la Procuraduría General de la Nación.

El primer paso luego de asumir el cargo fue realizar un diagnóstico, el cual arrojó múltiples carencias en la institución.  Por lo que diseñó e implementó un plan de trabajo que basó en cuatro ejes: acceso oportuno a la Seguridad y Justicia, optimización de los servicios, consolidar el posicionamiento, fortalecer y modernizar a la institución.

Resultados

Para lograr el acceso oportuno a la Seguridad y Justicia fue necesario fortalecer el recurso humano.  En 2016 se contaba con 641 puestos de trabajo, el 2018 cerró su gestión con 824. Esto se traduce en una atención eficaz a la población en general y grupos vulnerables.

En el eje de optimización de servicios, se fortaleció con más personal y capacitación a las áreas que atienden a las poblaciones vulnerables: Procuraduría de Niñez y Adolescencia a través del Sistema de Gestión para la Atención Integral de la Niñez y Adolescencia; Unidad del Sistema de Alerta Alba-Keneth, con cambio de sede y refuerzo del recurso humano.

La Unidad de Protección de derechos de la mujer, adulto mayor, y personas con discapacidad se rediseñó en dos secciones y más recurso humano lo que se traduce en una mejor atención. Mientras que las abogacías del Estado recibieron capacitaciones en las distintas ramas del derecho. Esto se reflejó en los resultados de la defensa de los intereses del Estado.

Además, se inició el proceso de modernización con la implementación de los nuevos sitios web de la PGN, y el Sistema de Alerta Alba-Keneth y el Expediente Electrónico que permitirá atender de manera rápida, ágil y eficiente a los usuarios.