La Procuraduría General de la Nación (PGN), a través de la Delegación en Escuintla, y en coordinación de la Policía Nacional Civil (PNC), rescató a un niño de siete años, quien sufría maltrato físico por parte de su progenitora en el municipio de Guanagazapa de dicho departamento.

La denuncia la realizaron estudiantes de la Universidad Rural, quienes en una actividad notaron algunas heridas en el rostro del niño. De inmediato se procedió al rescate y se constató el maltrato físico que él recibía.

Los profesionales de PGN acudieron al referido lugar y trasladaron al niño ante el Juzgado de la Niñez y Adolescencia, y el juez ordenó medidas de protección a la víctima, quien quedó bajo el resguardo de un recurso familiar idóneo.